Rehabilitación de cubiertas, reparación de tejados (I) Teja cerámica.

Las cubiertas de los edificios, con el paso del tiempo, sufren un deterioro debido a diferentes causas, que hacen necesaria una serie de actuaciones para devolver  al elemento de cobertura su funcionalidad.

Dependiendo de la gravedad del estado de la cubierta, se puede actuar mediante la reparación de tejados o cubiertas interviniendo en elementos puntuales o, en su caso, la rehabilitación de cubierta actuando sobre toda la superficie.

Son muchos los casos que encontramos cada día, dependiendo del tipo de construcción de cubiertas, de los materiales o sistemas empleados, y del nivel de deficiencias que encontramos. En esta ocasión nos vamos a centrar en el caso concreto de edificios de viviendas con cubierta de teja, cubierta inclinada, con pendiente a dos aguas, formada por teja curva, colocada sobre tablero cerámico con capa de mortero, sobre tabiques  palomeros.

 

  • Las cubiertas se encuentran en mal estado de conservación como consecuencia del deterioro de materiales a causa del paso del tiempo. El tiempo de vida útil de la cubierta ha llegado a su fin. Los materiales han alcanzado un alto nivel de degradación a causa de los fenómenos atmosféricos, el mortero de asiento de la teja en caballetes y limas se halla muy “lavado”, erosionado y se ha convertido en polvo, por lo que la teja queda suelta, sin apoyo. En algunos casos esta situación es tan evidente como peligrosa, con el riesgo de caída de piezas a la calle.
  • Además, se observan signos del sucesivo tránsito por la cubierta por parte de diferentes instaladores de antenas y electricidad, gas, aire acondicionado, y personal que ha intentado reparar filtraciones y humedades con soluciones poco eficientes, por lo que esta acción se ha repetido en sucesivas ocasiones. El propio tránsito ha provocado la rotura de las tejas, ya que al pisar, especialmente en caballetes y limas, la teja se parte, debido a que la teja es muy antigua, y en ocasiones es frágil por ser de poca calidad, y su asiento real en la actualidad no es sólido, ya no es mortero sino polvo.
  • A todo esto se suma el problema añadido de la presencia de aves en la zona, con los daños que ocasionan, especialmente a nivel de  canalones y bajantes, por la suciedad que generan, con los consiguientes atascos, sobre todo por la ausencia de mantenimiento de cubierta.
    Las cubiertas de los edificios requieren un mantenimiento periódico que, como mínimo, consistirá en labores de limpieza, especialmente de canalones y limas, y revisión del estado general de la cubierta.
  • En definitiva, el estado en que se encuentra la cubierta es fruto de un cúmulo de circunstancias, a las que hay que añadir el escaso mantenimiento de la cubierta y  limpieza de canales y cazoletas, lo que hace que ésta no garantice la estanqueidad que debiera, apareciendo humedades y filtraciones en algunos puntos.
Puedes seguir los comentarios de esta entrada con un gestor RSS 2.0.
Puedes dejar un comentario, o realizar un trackback desde tu propia página.
Deja un comentario

XHTML: Se pueden usar las siguientes etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>