COMPOSICIÓN DE LAS LÁMINAS IMPERMEABILIZANTES BITUMINOSAS. EL MÁSTICO.

Una lámina bituminosa está compuesta por cuatro elementos bien diferenciados:

  1. El grueso de la lámina que es lo que llamamos el mástico: Los más utilizados son lo másticos de betún modificados (LBM) y los másticos de oxiasfalto (LO).
  2. En el interior de ese mástico tenemos la armadura: las más comunes son la de fieltro de poliéster, fieltro de polietileno y fieltro de fibra de vidrio.
  3. Luego la lámina lleva una terminación superior: Las no protegidas, mediante un film de polietileno y las protegidas mediante un gránulo de mineral, aluminio gofrado  o las de fieltro de poliéster.
  4. Por último la terminación inferior: que siempre es un film plástico termofundible.

 

EL MÁSTICO.

El mástico bituminoso forma el grueso de la lámina, y es el que realmente cumple la función de impermeabilizar.

La materia prima es el asfalto o también llamado betún de penetración. En su mayoría se obtiene de la destilación del petróleo, de hecho, es el poso que dan las torres de vacío de las refinerías, por lo que al producto se le denomina con frecuencia como residuo de vacío. Obviamente de la calidad de esta materia prima dependerá en gran medida las propiedades de las láminas bituminosas. Obviamente el proceso no es tan simple, pero sin entrar en detalles podemos decir que el betún se obtiene generalmente por destilación a vacío del petróleo.

Las ventajas del betún son conocidas: es un producto impermeable al paso del agua, totalmente insoluble y fácilmente aplicable por su viscosidad y adherencia. Pero no todo son ventajas, ya que presente un grave inconveniente y es su enorme sensibilidad a los cambios térmicos: fluye a temperaturas altas, y lo que es peor, se vuelve tremendamente quebradizo y la temperatura baja excesivamente. Por lo tanto, será necesario someter al betún a tratamientos que aporten unas propiedades aptas para fabricar láminas impermeabilizantes con ciertas garantías de funcionamiento. Nacen las dos familias de másticos:


Láminas de Oxiasfalto: LO

 

Para mejorar las propiedades del betún se le somete a un proceso de oxidación. Se fuerza una reacción química que altera la composición del asfalto consiguiendo un producto más duro y rígido y más resistente a temperaturas altas. Se obtiene así el mástico de las láminas bituminosas de oxiasfalto, las primeras que se utilizaron de forma comercial, y que permitieron realmente confiar en un producto prefabricado con unas mínimas prestaciones para lo que había en la época que básicamente era la aplicación de capas de oxiasfalto fundido.

Desde la década de los 60, sigue siendo el producto más convencional de las láminas prefabricadas ya que tiene como principales ventajas una muy buena trabajabilidad y adherencia, además, con la armadura de polietileno, se aumentaron de forma notable las características de la lámina ya que reducía sensiblemente el proceso normal de fragilidad del mástico de oxiasfalto.

Por el contrario, las láminas con mástico de oxiasfalto, presentan un bajo punto de reblandecimiento, por lo tanto una resistencia a altas temperaturas muy escasa y sobre todo una muy baja resistencia al envejecimiento, es decir, una durabilidad escasa. Por último es tremendamente frágil y quebradizo a bajas temperaturas.

Podemos decir pues, que la “mala fama” que tienen las láminas prefabricadas bituminosas es debido a la aplicación indiscriminada de la lámina con mástico de oxiasfalto, siendo actualmente sólo recomendable como primera capa en las cubiertas bicapa.

Como puntualización, creo que es interesante alertar sobre su utilización, por desgracia generalizada, en muros enterrados, losas de cimentación y soleras. Se trata de un error grave ya que son zonas en las que la humedad puede ser continua, además de que las membranas están permanentemente sometidas a un envejecimiento acelerado debido al contacto con tierras, microorganismos e incluso raíces. Un producto de baja calidad, no debería utilizarse en zonas donde es inviable su sustitución es costosísima por no decir inviable.


Láminas de Betún Modificado: LBM

En busca de una mayor calidad, las empresas fabricantes han ido introduciendo nuevos productos en el mercado, siendo hoy en día las láminas de betún modificado con polímeros sintéticos las que más altas prestaciones presentan dentro de las bituminosas.

En este caso, se somete al betún a una reacción química más o menos compleja por medio de la adición de polímeros, y el posterior añadido de carga. Se obtienen así dos grandes grupos de betunes modificados, en función del polímetro que se utiliza para modificarlos: Plastómeros (polipropileno atáctico APP)y Elastómeros (estireno butadieno estireno SBS).

Las láminas plastoméricas (APP)
se caracterizan por su comportamiento plástico. Destacan por tener una muy buena resistencia al envejecimiento, un punto de reblandecimiento muy elevado y una baja penetración a cualquier temperatura de ensayo. Son láminas más rígidas y duras que las elastómeras y también con una complejidad química mayor, lo cual permite al fabricante establecer con mucha precisión previamente a su diseño los parámetros finales a obtener.

Las Láminas de Elastoméricas (SBS) se caracterizan principalmente por su comportamiento elástico. Destacan por tener una plegabilidad en frío excelente y una buena adherencia y capacidad de soldado. Son productos más blandos que los plastómeros, con una penetración mayor y un punto de reblandecimiento más bajo. Su compatibilidad con la armadura de polietileno es más baja que en las láminas de APP.

Es por tanto una lámina más blanda que la plastomérica, con lo que en caso de quedar expuesto a temperaturas elevadas tendrá menos durabilidad, pero por el contrario presentan una buena adherencia y una buena resistencia al envejecimiento.

Las Láminas Autoadhesivas son betunes modificados con SBS, a los que se añade un polímero  sintético que aporta características autoadhesivas al mástico. Se utilizan con éxito en la impermeabilización de muros enterrados, cubiertas inclinadas, resolución de balcones y  albañilería con yeso laminar en zonas húmedas sanitarias. No requieren la adherencia a fuego.

 

CONTINÚA CON EL ARTÍCULO: “COMPOSICIÓN DE LAS LÁMINAS IMPERMEABILIZANTES BITUMINOSAS. LA
ARMADURA Y TERMINACIÓN SUPERIOR E INFERIOR”

Puedes seguir los comentarios de esta entrada con un gestor RSS 2.0.
Puedes dejar un comentario, o realizar un trackback desde tu propia página.
2 comentarios
  1. Antonio dice:

    Buenas:

    Las láminas estan muy bien, pero cuando se pinchan, se mete el agua debajo y corren por toda la cubierta, que hacemos?
    No es mejor un revestimiento insitu?
    Gracias.

  2. Fernando dice:

    Hola:

    Para la problemática en concreto de que exista punzonamiento en las láminas más que una solución en concreto, se recomienda reducir las posibilidades de entrada de agua colocando una segunda lámina de “sacrificio” bajo la principal y/o dando pendiente al soporte de cubierta para mejorar la escorrentía del agua hacia los sumideros.

    Las aplicaciones “in situ” tienen el problema de la cantidad de producto a aplicar, así como las condiciones de temperatura y humedad del soporte. No hacerlo en las condiciones ideales, conlleva a que el sistema no funcione. No es que sea mejor o peor, es diferente y eso sí, mucho más arriesgado.

    Saludos.

Deja un comentario

XHTML: Se pueden usar las siguientes etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>