El talón de Aquiles – Parte II – Canalón: El basurero de la cubierta.

Un porcentaje muy elevado de las filtraciones de cualquier cubierta son debidas al canalón, por infinidad de circunstancias a las que intentaremos poner ejemplos y dar soluciones.

Los edificios antiguos suelen estar dotados de canalones escasos en pluviometría y buzones insuficientes, además los materiales suelen estar obsoletos, encontrando plomo y fibrocemento principalmente.

En los edificios de nueva construcción se tiene más en cuenta el código técnico, y la pluviometría suele ser la correcta, aún así sólo funcionan bien al principio. Al cabo del tiempo todo parece escaso, pues al llover el agua lava la cubierta y deposita toda la suciedad en el canalón.

Es de imaginar el daño que puede ocasionar una pelota de tenis al quedar atrancada en el codo de una bajante, o algo tan común como las hojas de los árboles, que provocan un efecto nido en las bajantes contribuyendo al desbordamiento.

 

Los canalones se pueden dividir en dos grandes grupos:

Exteriores. Con él se consiguen evitar bastantes problemas, pues no dejan humedades. Pero es fundamental un correcto montaje de canalón, no intentando ahorrar en grapas ni presillas, pues su ubicación exterior le hace estar muy expuesto a las inclemencias meteorológicas, siendo propensos a colapsar.

Interiores. Suelen estar integrados en cubierta y suelen ser de chapa principalmente, en los cuales, al tener un largo determinado, hay que hacer empalmes y en estos casos es donde comienzan las dudas.

Hay profesionales que los prefieren soldados, para no depender de masillas. Si los empalmes se realizan en taller, único lugar para realizar cordones de soldadura con garantías y en posiciones cómodas, y después se unen en obra unos con otros a base de masillas, se consiguen empalmes mixtos. Además las soldaduras deberán miniarse para evitar óxido, sin embargo casi todo el mundo utiliza pintura en espray.

Los empalmes nunca siliconeados, sólo han de utilizarse masillas, que en su variedad MS, gracias a su elasticidad y durabilidad ha conseguido desbancar a las masillas de poliuretano, con la cual “se pueden firmar garantías de muchos años”.

No intente parchear un canalón con pintura de caucho o tela asfáltica, pues sólo conseguirá retrasar el problema. Si está mal diseñado o mal montado, hay que sustituirlo.

En definitiva, los canalones pueden hacerse más grandes de lo normal, con bajantes enormes e incluso gárgolas de evacuación, pero sin mantenimiento, todos terminan colapsando.

Puedes seguir los comentarios de esta entrada con un gestor RSS 2.0.
Puedes dejar un comentario, o realizar un trackback desde tu propia página.
6 comentarios
  1. F.B. dice:

    Hola
    Me gustaría saber si la norma obliga o no a dar pendiente a un canalón. Existe multitud de opiniones diversas al respecto….

  2. Alejandro González dice:

    En efecto, el Código Técnico de la Edificación indica que hay que dar, al menos, un 1 % de pendiente al canalón, para facilitar la evacuación del agua.
    Pero, en la práctica, y partiendo de la base de que el canalón sirve para recoger el agua de cubierta, para evacuarla están las bajantes que se conectan al canalón, existen diversos condicionantes que nos hacen llegar a la conclusión de que hay factores que no nos permiten llevarlo a cabo, especialmente en obras de rehabilitación.
    Está todo más claro (y más extenso) en el siguiente enlace:
    http://www.indafer.com/lacasaporeltejado/2010/04/245/

  3. Matías Pérez dice:

    Hola. ¿Cuál sería la solución definitiva al deterioro de canalones de chapa galvanizada por los gases? ¿Es normal que se me hayan estropeado en tres años? ¿Valdría la que sale en https://www.youtube.com/watch?v=pYqPShHBtIs?
    Gracias de antemano.

  4. Fernando Blanco dice:

    Hola

    Soluciones definitivas no existen, todo tiene su duración y mantenimiento.
    Si has colocado unos canalones de chapa de acero galvanizado estándar y tienes una exposición a una serie de gases o ambiente salino, es perfectamente normal que te hayan durado tres años. Yo incluso diría que has tenido suerte.
    La solución del video es colocar un enchufe de bajada de pvc a un canalón de chapa. El pvc tendrá mejor comportamiento frente a la corrosión, pero durará también muy poco porque tiene un comportamiento muy malo frente a los rayos U.V., es fácil observar cómo los viejos canalones de pvc de toda la vida están partidos, rajados y doblados y en cualquier caso amarillentos, esto es un indicio de que su funcionalidad no es la deseada. Además, el sellado entre ambos elementos es directamente imposible ya que los coeficientes de dilatación de ambos productos harán que no funcionen bien las masillas. En uno de mis artículos hablo sobre la necesidad de emplear mismos materiales para soluciones concretas y en este mundo de las cubiertas es habitual que en una cubierta de teja coloquen asfalto, en una de chapa hormigón, en una de zinc aluminio y en un canalón de acero…pvc. Conceptualmente algo falla ahí.

    Existen aceros de altísima calidad, incluso con garantías de entre 10 hasta 30 años. Existe el zinc que dura unos 100 años. El cobre otros tantos años, etc, etc.

    En cualquier caso, y para darte la mejor opción, necesitaría que me respondieras a estas preguntas:

    1. ¿Qué tipo de gases son?
    2. ¿Qué ambiente atmosférico hay? La ciudad, donde está.
    3. ¿Son canalones ocultos? o son vistos como en el que se muestra en el video

    Espero tu respuesta y te comento.

    Un saludo

  5. Norberto dice:

    Hola:
    ¿Que ventajas y desventajas tienen los diferentes materiales de los canalones: PVC, acero, aluminio?
    Me sería muy útil conocer vuestra experiencia con estos materiales.

  6. Fernando dice:

    Hola

    Interesantísima pregunta, veamos:

    Efectivamente a la hora de realizar los canalones se suelen emplear tres tipos de materiales bien diferenciados:

    – PVC: sólo se utilizan para canalones exteriores, los típicos canalones redondos que se anclan en los vuelos de las cubiertas para recoger el agua y evitar que este caiga a la calle directamente. Vienen prefabricados en piezas de longitud determinada.
    – ALUMINIO: Se suelen emplear en un 90% también en canalones exteriores, se fabrican in situ mediante una pequeña plegadora que lleva en el vehículo el instalador. También se utiliza este material para canalones ocultos en zonas donde la corrosión ambiental es alta o se quiere dar un valor añadido a las cubiertas.
    – ACERO: Se utilizan tanto en canalones exteriores como en canalones interiores. El 90% de los canalones interiores que se usan son de acero.

    En cuanto a las ventajas e inconvenientes:

    – El pvc no tiene ventaja alguna, y si todos los inconvenientes. Con el paso del tiempo, el agua y los rayos ultravioleta, se vuelve quebradizo, con lo que terminan partiéndose y por lo tanto inútiles para su función principal que es la canalización del agua. Otro inconveniente es que no son adaptables, tienen una forma y medida determinada. Obviamente es el más económico de los tres.
    – El Aluminio tiene muchas ventajas. Es el material más duradero frente a la corrosión, es adaptable a la forma de la cubierta y presenta una gran cantidad de colores para elegir. Como inconvenientes tenemos que dilata mucho, con lo que hay que emplear secciones muy pequeñas para evitar problemas en los sellados o realizar los empalmes mediante soldadura, lo cual requiere una alta cualificación del instalador que los realice (lo sabe hacer muy poca gente). También podríamos poner como talón de Aquiles, que en los canalones exteriores, el espesor de aluminio que se emplear es demasiado pequeña (esto es una opinión personal), lo cual debe limitar su uso en zonas de nieve o rachas de aire muy altas.
    – El Acero estaría entre el pvc y el aluminio en cuanto a durabilidad, si bien es cierto que se pueden usar aceros prelacados con pinturas de poliester de alta calidad que se acercarían mucho a la durabilidad de un aluminio. Evidentemente si usamos un acero inoxidable, su durabilidad estaría fuera de toda duda, si bien su precio resulta prohibitivo. La unión de las piezas puede realizarse sellada o soldada, aunque para que pueda ser soldada el espesor de la chapa debería ser como mínimo de 1,2 mm (recomendable 1,5 mm). Es 100% adaptable a la forma que queramos dar y muy fácilmente reparable.

Deja un comentario

XHTML: Se pueden usar las siguientes etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>