La calidad de la ejecución de obras de construcción puesta en dudas.

A continuación reproducimos una noticia aparecida en la página canarias7.es el pasado 27 de septiembre, que versa sobre el desplome de un falso techo en el intercambiador de Tenerife.

Y es que, al margen de lo que realmente haya podido suceder en este caso, no es ninguna novedad que la calidad de ejecución de los trabajos de construcción en nuestro país sea puesta en duda.

No es nada extraño, cuando estamos más que acostumbrados a que la entidad que contrata o encarga el trabajo, pública, privada, constructora, o particular, solicita que se realicen unos trabajos con unos requerimientos y unos estándares de calidad, pero sin embargo, adjudica la obra “al mejor postor” para pagar lo mínimo posible. Lo vivimos día tras día desde hace muchos años.

En honor a la verdad y por suerte para los que desean realizar sus trabajos con profesionalidad, aún quedan algunas constructoras, y entes públicos o privados, que sí buscan profesionales especializados para que les ejecuten sus obras, aún a sabiendas de que no van a ser “los más baratos”, pero siendo conscientes de lo que pasa en el sector y de las consecuencias que puede tener esto, y buscando que el resultado final tenga un precio justo y acorde a la calidad que se exige.

Los materiales tienen unos costes, la mano de obra, las infraestructuras, gastos administrativos y de gestión, etc. El problema es cuando, por ahorrar cuanto más dinero mejor, contratas a empresas o personas que, para soportar los precios que han ofertado, reducen la calidad de los materiales al mínimo, no colocan los materiales que se piden sino otros diferentes, de menor calidad y con características mecánicas diferentes, o no ponen en obra todos los elementos necesarios en un sistema “para ahorrar” tiempo o dinero, aportan personal no especializado que no sabe cómo ejecutar perfecta y correctamente las obras. Y al final, todo redunda en la calidad de ejecución de las obras que se acometen, la durabilidad de los materiales empleados, la resistencia mecánica del sistema se reduce, etc., con lo que tendremos problemas que nos llevarán a realizar una nueva inversión en un breve espacio de tiempo.

En el caso que se expone a continuación, las investigaciones muestran indicios de que algún problema, derivado de la mala ejecución, ha podido ser la causa del derrumbamiento:

 

El origen del desplome del techo del intercambiador está en los clips de sujeción.

Las causas “más o menos probables” del origen del desplome del falso techo del intercambiador de la capital tinerfeña están en el comportamiento inadecuado de los clips de acero inoxidable, la ausencia de parcelación o jerarquización necesaria en un sistema de estas proporciones, o el doblado de los alambres y manipulación inadecuada de los clips.

Así se indica en un informe del Instituto Técnico de Materiales y Construcciones (Intemac), se indica en un comunicado del Gobierno de Canarias, que ha iniciado el procedimiento para exigir responsabilidades por el derrumbe, que se produjo durante la madrugada del 13 de diciembre del pasado año.

Asegura el Gobierno canario que tanto la investigación como el expediente de responsabilidad se gestionan con el rigor, secreto y garantías necesarias para salvaguardar los derechos de las partes implicadas, a efectos de no perjudicar de forma innecesaria su prestigio profesional.

La obligación de no generar sospecha alguna sobre de qué parte es la responsabilidad de lo acontecido hasta que no quede dilucidada definitivamente en el expediente de responsabilidad contractual, es lo que ha llevado a los investigadores a actuar con la mayor discreción en un proceso caracterizado por su minuciosidad, tal y como se refleja en los trabajos realizados, se indica en un comunicado.

El desplome afectó a 1.700 metros cuadrados del hall del intercambiador y durante las tareas de desescombro se recogieron piezas de manera selectiva para su análisis por el Laboratorio de Obras Públicas.

Además, se encargó para la elaboración de un informe especializado al InstitutoTécnico de Materiales y Construcciones (Intemac), como Organización dedicada exclusivamente al Control de Calidad de Proyectos, Materiales y Ejecución de Obras, y a la Realización de Estudios de Patología y Rehabilitación de Construcciones y a la Asistencia Técnica en la Construcción.

Paralelamente se solicitó un informe para la determinación del origen y extensión de los procesos corrosivos de deterioro de las estructuras metálicas de sujeción del falso techo del Intercambiador a la Universidad de La Laguna.

Se solicitaron informes a todas las partes implicadas en la ejecución del falso techo colapsado.

En mayo de este año el Gobierno canario recibió el “Informe sobre el estudio de las causas determinantes del colapso del falso techo del
Intercambiador de S/C de Tenerife”, elaborado por el Instituto Técnico de Materiales y Construcciones (Intemac).

Durante la recogida de escombros y pruebas materiales, se observaron varias circunstancias susceptibles de ser la causa del colapso.

En el comunicado se explica que la existencia de varios indicios y las diferentes causas del siniestro apuntadas por cada una de las partes, llevaron a practicar un análisis más exhaustivo de las pruebas a efectos de descartar las causas planteadas que no se ajustaban a las pruebas encontradas.

El informe de Intemac incluye los resultados de la inspección, ensayos de laboratorio y comprobaciones de cálculo, señalando como posibles causas más o menos probables del origen del desplome, el comportamiento inadecuado de los clips de acero inoxidable, la ausencia de parcelación o jerarquización necesaria en un sistema de estas proporciones, o el doblado de los alambres y manipulación inadecuada de los clips.

Dentro de la investigación, las piezas metálicas de suspensión fueron remitidas a la Universidad de La Laguna, que en un informe ratifica la existencia de pinzas de sujeción de dos materiales distintos, pinzas de acero al carbono F-1120 y pinzas de acero inoxidable de microestructura martensítica, estando estas últimas afectadas por corrosión por agrietamiento bajo tensión en ambientes húmedos y con iones cloruros (ambiente salino).

Dado que cada una de las partes que pueden tener responsabilidad en el siniestro plantea diferentes causas para su origen, se precisó una minuciosa recomposición del sistema del falso techo que han permitido desechar, con las suficientes evidencias, aquellas que no reflejaban la realidad de lo ocurrido, se indica en el comunicado.

Puedes seguir los comentarios de esta entrada con un gestor RSS 2.0.
Puedes dejar un comentario, o realizar un trackback desde tu propia página.
2 comentarios
  1. F.B. dice:

    Hola
    Una duda que me surge……. En este caso, ¿de quien sería la responsabilidad ante la propiedad?
    Saludos

  2. Alejandro González dice:

    En relación a tu pregunta hay un artículo en este mismo blog, que hace referencia a los agentes de la edificación y sus responsabilidades, puedes leerlo en:
    http://www.indafer.com/lacasaporeltejado/2012/11/a-la-hora-de-pedir-responsabilidades/

    Resumiendo, habría que empezar por preguntar al proyectista y director de ejecución de la obra. Se entiende que el proyecto está realizado correctamente, para que la instalación funcione, pero es posible que sea error de proyecto y no esté bien prevista la solución.
    En caso de que el proyecto sea correcto, el proyectista y dirección de ejecución de la obra tendrá que corroborar que los trabajos se han realizado de acuerdo a lo proyectado, y que no es un error de ejecución.
    En el caso de que sea error de ejecución habrá que reclamar a la constructora que realizó los trabajos, y si ésta subcontrató los trabajos, tendrá que reclamar la reparación a la subcontrata.

    Un saludo.

Deja un comentario

XHTML: Se pueden usar las siguientes etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>