Criterios utópicos para elegir a una empresa montadora de cubiertas.

Que hasta la empresa más capacitada no está exenta de posibles errores es algo que todos damos por sentado. A pesar de eso, y sin ánimo de dar lecciones a nadie, sí que entendemos que las personas que encargan trabajos de cubiertas deberían tener en cuenta una serie de criterios que por inusuales, los podemos denominar utópicos.

 

 

En primer lugar, como no, hay que hablar de dinero. El dinero, o presupuesto, no es importante, es muy importante. Precisamente por eso conviene que en dicho presupuesto se detalle correctamente el importe de todas las partidas necesarias. A veces es habitual “esconder”  trabajos necesarios y “destaparlos” cuando ya la obra está a punto de finalizar con un precio muy superior al del resto de partidas.

 

También es importante el asesoramiento acerca de qué tipo de material se necesita, los pros y contras de las diferentes opciones y el tipo de trabajo que se aconseja. El profesional debe hacer la obra suya, pensar en la mejor opción y transmitírsela a su cliente a la espera de que éste dé su visto bueno.

 

En base a la explicación de los trabajos y la labor de asesoramiento anteriores es como se deben valorar los presupuestos. No se puede comparar el precio de cosas distintas. Con esto no queremos decir que todo lo bueno es caro pero tampoco es cierto que siempre el presupuesto que tiene un precio menor sea a la larga más barato.

 

Otra cuestión es el cumplimiento de la legalidad en materia administrativa. No creo que haya ninguna empresa que disfrute acumulando  este tipo de tareas, pero nos guste o no, hay una normativa que mientras exista hay que cumplir porque divide lo legal de lo no legal. Es también un instrumento que sirve para distinguir a  las empresas que quieren y pueden hacer las cosas bien y las que no. Al final hay que valorar que tener a los trabajadores al corriente de pago, no tener deudas con Hacienda y la Seguridad Social, disponer de un seguro de Responsabilidad Civil o haber realizado los cursos que se necesitan en tu campo, entre otras obligaciones, no demuestra ningún aspecto negativo de quien lo ha hecho ni va en perjuicio de la obra.

 

Por último, acompañando a los criterios anteriores tiene que haber una ética y unos principios por muy pequeños que sean los trabajos. El cliente debe ser considerado como lo que es, un cliente y no como un ser demoníaco que te va a dejar de pagar a las primeras de cambio ni tampoco como un ignorante del que hay que aprovecharse. Transmitir confianza es la base de cualquier tipo de relación.

 

Desde aquí invitamos a los responsables de elegir a las empresas de cubiertas que necesitan para sus trabajos que tengan en cuenta algunos de estos criterios. Seguramente las relaciones serán más fluidas y los resultados mejores.

 

Antonio Bautista.

Gerente de INDAFER .


 

 

Categoría: Procesos y métodos
Puedes seguir los comentarios de esta entrada con un gestor RSS 2.0.
Puedes dejar un comentario, o realizar un trackback desde tu propia página.
Deja un comentario

XHTML: Se pueden usar las siguientes etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>