El último de la fila.

A la hora de construir, siempre dependemos del que va delante:

-El del cerramiento del estructurista.

-El pintor de cómo esté el yeso o pladur.

-El instalador de teja, de la nivelación de la cubierta……

Los que llegan los últimos, siempre se suelen quejar de los que ya han terminado, muchas veces con razón, y otras para justificar su trabajo.

Casi todas las empresas, sabedoras del problema, intentan buscar soluciones.

-Pladur: suelen tener operarios para colocar placas y aparte, personal especializado para poner vendas, tapar juntas, y dejarlo totalmente rematado (aún así el pintor sabe que tendrá que dar varias manos de lija).

-Teja: saben que la cubierta nunca está nivelada, y tendrán que rastrelar para ocultar o disimular las potras.

-Cubierta y fachada: tendrán que asumir todos los fallos que deje el estructurista, seguramente provocados por el que terminó antes que él, o simplemente motivados por su torpeza o ajustes de precio dados para contratar la obra.

Llegados a este punto, es cuando la contrata principal depende de los profesionales restantes para arreglarlo o ir poniendo parches.

Frases celebres:

“quien te ha hecho eso”

“a mí lo que man mandao”

“tiene mu mal arreglo”

“tendrás que poner un cuadro pa no verlo”

“tente mientras cobro”

Podemos echarnos la culpa unos a otros, pero en obra los trabajos deben irse solapando unos con otros, para seguir un planning previamente fijado, por eso cuando alguien sobrepasa el tiempo estipulado realiza una mala ejecución en sus trabajos, supone para los demás un coste añadido, y sabedores de que la obra debe continuar según lo previsto, subirán los nervios y se terminará recurriendo a la épica.                                         

Aun así existe un número elevado de constructoras que buscan estas situaciones, contratando al precio más barato del mercado e imponiendo planning imposibles de cumplir, sabedores de que cuando todo se tuerza, llamaran al profesional que iba con el precio justo (pero mucho mas caro que los que contrató en obra) a esa empresa solo se le adjudicarán los trabajos finales, y tendrá que lidiar con un ambiente enrarecido y crispante en obra. A ese tipo de constructoras les encanta, pues aunque parece que han escogido el camino más largo, conseguirán un precio aún más barato al realizar “quitas” a las subcontratas por los trabajos mal ejecutados. Estas constructoras son especialistas en estos métodos y en algunos más, y CASI siempre les sale bien.

 

 

 

Categoría: Procesos y métodos
Puedes seguir los comentarios de esta entrada con un gestor RSS 2.0.
Puedes dejar un comentario, o realizar un trackback desde tu propia página.
Deja un comentario

XHTML: Se pueden usar las siguientes etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>