Dirección Facultativa.

Una definición general de “DIRECCIÓN FACULTATIVA” podría ser la de “el técnico o técnicos que se encargan de la dirección y control de la ejecución de una obra”. Esta semana queremos hacer mención a esa figura pero desde el punto de vista de nuestra experiencia en obras de montaje de cubiertas.

DIRECCIÓN FACULTATIVA

Para empezar, no debemos olvidar que las obligaciones y titulación necesaria de la Dirección Facultativa están legisladas y que su misión es la de garantizar el cumplimiento del proyecto. Sin embargo, en nuestra experiencia nos hemos encontrados numerosas obras en las que no se respeta el proyecto prescrito, bien porque directamente se ignora o bien porque simplemente no vale y no se puede aplicar. Tanto  un caso como en otro debe llevarnos a reivindicar su valor, ya que debería ser lo suficientemente completo como para servir de guía de los trabajos a realizar.

A partir entonces de un proyecto bien redactado, la Dirección Facultativa debe velar por su correcta realización y por la seguridad en la obra. Prescindir del proyecto significa directamente olvidarnos del porqué se están ejecutando esos trabajos y basar nuestras decisiones en experiencias previas en otras obras que no tienen necesariamente que servir en esta ocasión. Insistimos, por tanto, en la necesidad de un buen proyecto que facilite el trabajo de todos y se adecue a lo que se pretende con esa cubierta. Por otra parte, las diferentes contratas que participan en la obra deberían conocer, al menos, la parte del proyecto que les afecta directamente.

El otro aspecto mencionado es la seguridad en la obra, algo de vital importancia porque pretende evitar accidentes de trabajo. Cada vez es mayor la concienciación que hay en este sentido y la Dirección Facultativa debe revisar  que todos los agentes cumplen con la legislación vigente y, sobre todo, que se pone en práctica esa normativa. La norma si se usa únicamente para pedir una documentación que no se va a revisar o si no se vigila como se realizan los trabajos no vale. Tampoco debe servir esto para que tenga que actuar a modo de policía vigilando cada uno de los movimientos de los trabajadores. Son precisamente ellos los primeros garantes de su seguridad y es imprescindible que cumplan con las medidas acordadas.

Algo que pensamos que debe mejorar respecto a la Dirección Facultativa es que, en ocasiones, esta adopta un enfoque más sancionador que constructivo. Es obvio que la Dirección Facultativa debe tener la última palabra por los motivos antes mencionados pero a veces se echa en falta mayor comunicación e interés para dejar claro qué resultados se quieren conseguir en lugar de esperar a que algo haya salido mal para tener que repetirlo.

Categoría: Procesos y métodos
Puedes seguir los comentarios de esta entrada con un gestor RSS 2.0.
Puedes dejar un comentario, o realizar un trackback desde tu propia página.
Deja un comentario

XHTML: Se pueden usar las siguientes etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>