Lluvia en el Congreso de los Diputados – Goteras en cubiertas…

La lluvia de estos días ha provocado una importante “gotera” en el Congreso de los Diputados, donde la sesión de control tenía que ser retrasada por la filtración de agua al interior, que afectaba a la Tribuna de Prensa y algunos escaños de algunos grupos parlamentarios.

Los hechos se producen a pesar de que se han llevado a cabo unas obras de rehabilitación de cubierta y otras mejoras por importe de 4,5 millones de euros, aunque, según algunas fuentes, aún no han concluido.

 

congreso

Las obras en nuestro país se contratan a una empresa constructora que, como es habitual,

hace una baja desorbitada para resultar adjudicatarios, a su vez éstas buscan sin escrúpulos la empresa instaladora “más barata” que sean capaces de encontrar para realizar los trabajos y así conseguir el mayor beneficio posible por lo contratado.

¿No importa la calidad de los materiales a emplear, experiencia y capacidad para la ejecución, documentación legal  “en regla” de la empresa instaladora, o la solvencia tanto técnica como financiera de las empresas para realizar los trabajos?  Que no conteste nadie, por favor, ya sé la respuesta, la he oído demasiadas veces.

Probablemente nada de esto tenga que ver en este caso, pero aunque sea así, sirvan de ejemplo las consecuencias a la hora de pensar en hacer obras, porque desgraciadamente este “modus operandi” es el más habitual en nuestro país.

Indafer lidera el proyecto, coordinación y los trabajos de sustitución de alrededor de 75.000 m² de cubierta de la factoría Iveco en Madrid, que comenzaron hace ya dos años, realizándolas por fases.

Se trata de una sustitución de cubierta de fibrocemento, canalones, lucernarios de vidrio, etc., y colocación de falso techo, lucernarios de policarbonato y nueva cubierta, todo ello realizándolo sin parar la producción de la fábrica, donde trabajan alrededor de 3.500 personas, y se fabrican sin interrupción 108 camiones al día, al mismo tiempo que se realizan los trabajos de cubierta.

Entiendo que este tipo de resultados no es casual, sino fruto del trabajo bien hecho y el esfuerzo desde la fase de proyecto, sin descuidar la ejecución desde la programación, previsión, coordinación, etc.

Sucesos como el del Congreso de los Diputados ocurren de vez en cuando en las obras, todos nos podemos equivocar, pero lo que es inadmisible es vender calidad y confianza al cliente, y después ponerse una venda en los ojos para tratar de reducir costes hasta extremos en los que no se pueden asegurar ni de cerca los resultados deseados, comprando materiales y contratando mano de obra a precios muy por debajo del mercado. Qué podemos esperar… Después nos echamos las manos en la cabeza cuando nos sorprende una gotera monumental, “se vuela” una cubierta, se desliza una cubierta de teja por el faldón hasta caer a la calle, etc…

 

Los buenos resultados y la calidad en las obras tienen un precio.

Allá cada cual.

 

Categoría: Noticias
 Tags:
Puedes seguir los comentarios de esta entrada con un gestor RSS 2.0.
Puedes dejar un comentario, o realizar un trackback desde tu propia página.
Deja un comentario

XHTML: Se pueden usar las siguientes etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>