REPARACIÓN CUBIERTAS PLANAS

2. LA INSTALACIÓN DE UNA CUBIERTA METÁLICA

Una de las soluciones que tradicionalmente me he encontrado o me han propuesto es la de realizar sobre la cubierta plana una cubierta inclinada. Cuando me proponen esto mi respuesta es siempre la misma: ¿Por qué?; y es que generalmente el propietario está tan cansado de las goteras y de los falsos profetas con pinturas mágicas y garantizadas por decenios, que cuando llega alguien y le dice :”¿sabes cuál es el problema?, que estas cubiertas no funcionan, todas dan problemas, todas”, ve una puerta abierta a un problema del que está hasta las mismísimas narices.

Y yo, defensor del sentido común digo: Vamos a ver, cada tipo de cubierta es válido dependiendo de lo que queramos de ella. No concibo que un señor que ha tenido un problema con un coche porque le ha salido malo decida cambiar a un clásico carruaje tirado por dos hermosos podencos, “es que todos los coches dan problemas”, no señor, eso no son soluciones, su coche ha salido malo, posiblemente porque alguien no ejecutó bien su trabajo en la cadena de montaje o bien porque el fabricante de la pieza en concreto que le está dando problemas no ha sido lo suficientemente profesional a la hora de testar su pieza ante diferentes situaciones.

Y es que esto sería un buen ejemplo cuando nos subimos a nuestra cubierta plana.

Mire usted, ha tenido mala suerte, cierto, le han ejecutado una cubierta. Analicemos los posibles errores y veamos las posibles soluciones:

1. La cubierta está mal ejecutada. Su problema es fácilmente solucionable, hagamos las cosas bien.

2. El sistema de impermeabilización ha fallado antes del fin de la vida útil que marca el fabricante. Su problema es fácilmente solucionable, sustituyamos el sistema de impermeabilización.

3. El sistema de impermeabilización ha cumplido su vida útil. Su problema es fácilmente solucionable, sustituyamos el sistema de impermeabilización.

4. Usted le ha adjudicado los trabajos a una constructora cuyo principal argumento de venta era el precio, le han cambiado el proyecto, le han dado una garantía de un instalador que no ha cobrado y no han utilizado ningún sistema de control de lo que le han instalado. Su problema es difícilmente solucionable, porque en realidad usted tiene lo que ha buscado, y seguramente en el proceso de búsqueda de la solución vuelva a cometer el mismo error, basando su decisión en el precio y no en la profesionalidad de las empresas.

Por todo lo anterior, me suelo negar a tirar por la borda el diseño de una cubierta porque se hayan hecho mal las cosas anteriormente. Las cubiertas no son mejores o peores por la pendiente que tengan. Las cubiertas son mejores o peores por cómo se hagan las cosas y por la calidad de los materiales que se elijan.

No obstante, para los obstinados que sigan pensando que su solución pasa por colocar una chapa en su terraza o sobre el centro comercial de turno, he aquí una serie de cosas a tener muy en cuenta:

1. Para colocar una chapa o panel sandwich, se necesita un elemento auxiliar metálico que nos conceda una pendiente mínima de un 5%. Si estamos en una zona especialmente expuesta o para longitudes de chapas que requieran un solape transversal, es muy recomendable utilizar una pendiente de un 10%. De poco o nada nos valdrá colocar una cubierta de chapa con una pendiente de 2, 3 ó 4 por ciento, y por favor, si el argumento del artista de turno es su experiencia, que no, que no vale, de verdad.

cubiertas

 

2. Cuidado con la escorrentía. Y es que el sistema de recogida y evacuación de agua en un edificio con cubierta de poca pendiente no tiene por qué estar preparado para colocar una cubierta inclinada. En diez minutos de lluvia, tendremos mucho más agua en las bajantes en una cubierta inclinada que un plana, es más, en una cubierta inclinada tendremos TODO EL AGUA, mientras que en una plana, tendremos un 50% menos. Es dramático ver a clientes que se han gastado el dinero en una cubierta de chapa y que ahora no tienen goteras, si no cataratas por desbordamiento de las bajantes. En cualquier caso, sería muy recomendable realizar un cálculo pluviométrico, para demostrar que nuestro sistema de evacuación de aguas funciona correctamente con una cubierta inclinada.

3. Cuidado cómo fijamos la estructura auxiliar para dar la pendiente a la cubierta. Porque si tenemos una terraza con un sistema de pendientes con hormigón celular, hay que tener mucho valor para fijar sólo mediante el clásico taco de golpeo la estructura metálica a un hormigón ligero con nula resistencia mecánica. En este caso sería más que recomendable realizar una prueba de carga del hormigón celular para elegir el sistema de fijación o realizar rozas para colocar el sistema de pendientes directamente sobre el elemento soporte principal y no sobre el de pendientes. En cualquier caso, en ambas dos soluciones, sería muy recomendable haber realizado un pequeño cálculo estructural que nos demuestre que lo que se ha elegido funciona.

4. Los elementos de cubierta. Cuando en el diseño de un edificio se ha optado por una cubierta plana, es bastante habitual que nos encontremos multitud de elementos como placas solares, elementos de ventilación, sistemas de climatización, etc… Cuando alguien nos propone para solucionar nuestras goteras colocar una chapa, nos deberían de informar que dicha chapa NO ES TRANSITABLE, y que aunque sean capaces de solucionar adecuadamente el encuentro entre la nueva cubierta o los elementos existentes en ella (cosa que mi experiencia me dice que es altamente improbable), se presenta el nada desdeñable problema de que el señor que tenga que mantener lo que hay en nuestra cubierta no puede pisarla sin causar unas bonitas goteras a corto plazo.

5. Los sistemas de vida. En una cubierta inclinada, elevaremos nuestra cota de cumbrera, lo cual implicará que será obligatorio para el mantenimiento de la cubierta, colocar un sistema de línea de vida que facilite el tránsito del personal por la chapa, sin tenerse que jugar la vida por limpiar un canalón o reparar un sellado.

6. Aislamiento. Colocar una cubierta inclinada de chapa sencilla implicará reducir nuestro nivel de aislamiento térmico y lo que es menos habitual tener en cuenta acústico. Mucha gente se queda “gratamente” sorprendida de la extraordinaria banda sonora que tendrá sobre sus cabezas cuando llueva. Colocar un buen aislamiento térmico sería como mínimo recomendable, si no queremos notar cómo en verano nuestro aire acondicionado no da a basto para mantener una temperatura agradable. Colocar un aislamiento semirrígido inmediatamente por debajo de la chapa, será como mínimo recomendable para evitar tener que subir 5 puntos el nivel de sonido del televisor cuando llueva.

Puedes seguir los comentarios de esta entrada con un gestor RSS 2.0.
Puedes dejar un comentario, o realizar un trackback desde tu propia página.
Deja un comentario

XHTML: Se pueden usar las siguientes etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>