Las garantías en los sistemas de impermeabilización. (I) ¿Por qué las dan?.

Están de moda las garantías.

Es el último argumento de venta que están utilizando muchos fabricantes e instaladores para poder dar algo de credibilidad a unos precios imposibles de defender por la clásica fórmula de dos más dos son cuatro.

Cada cual da la garantía que le apetece, unos 5 años, otros 10 años, otros 20 años e incluso he llegado a ver 30 años. Parece que las garantías las dan por las exigencias de los departamentos de compra de las empresas promotoras. Estas exigencias se van trasladando hacia abajo sin ningún tipo de criterio ni orden, constructora, empresa instaladora y por fin empresa fabricante de la lámina impermeable.

Pero, por encima de cualquier relación contractual está el marco legislativo correspondiente, que marca las líneas rojas que no se pueden sobrepasar. Por mucho que queramos ir a 140 por la autovía, legalmente no se puede ir a más de 120 y por mucho que fulanito o menganito lo está haciendo sistemáticamente no deja de ser ilegal.

En la construcción, es bastante habitual que falte ese orden o criterio que facilitaría todo mucho, nos empeñamos en hacer o proponer cosas, la mayoría improvisadas y la mayoría sin pensar en las consecuencias que implican. Es un sector muy cortoplacista, en el que la cuenta de resultados de las empresas están demasiado condicionadas por sus enormes deudas, lo que se traduce en que el único objetivo es vender, vender y vender, como sea y lo que sea, cuanto más mejor.

Y este no es un tema menor, más bien es que quid del asunto. Pero para explicarme mejor, veamos qué pasa en otros sectores:

¿Necesita Mercedes Benz garantizar sus vehículos durante 5 años para vender más?, entonces ¿por qué KIA sí?

¿Necesita Apple garantizar sus Iphone para vender más?

Sin embargo los mejores fabricantes de bicicletas del mercado garantizan los cuadros de carbono de por vida, ¿por qué hacen eso?

¿Necesitan garantizar Adidas o Nike sus prendas para vender más?

La conclusión parece bastante lógica: las garantías son tácticas que pueden emplear algunas marcas para hacerse un hueco dentro del sector, mientras que una marca contrastada no necesita atraer a más clientes ofreciendo garantías. Aunque existen excepciones, como ya hemos comentado en el sector de las bicicletas las garantías son generalizadas, como consecuencia de una enorme inversión en I+D, y un control absoluto de la trazabilidad del producto (las bicis de alta gama sólo las manipulan, reparan y mantienen empresas autorizadas) están dispuestos a garantizar sus cuadros de alta gama de por vida.

Por lo tanto hemos deducido que una marca asentada no necesita garantizar sus productos. Es más, podríamos dar la vuelta a la tortilla diciendo que comprar sus productos es sinónimo de garantía.

Pero también hemos visto que las marcas que garantizan sus productos, controlan por completo la trazabilidad del proceso productivo y de mantenimiento. Es difícil imaginar una marca que garantice sus productos sin establecer ciertos parámetros de control: cambiar el aceite de coche en un concesionario autorizado, cambiar el eje de pedalier en una tienda homologada, o comprarte una camiseta Adidas en una tienda especializada de deporte (también puede ser el dueño chino, pero oficial)

¿Volvemos al sector de la construcción?

1. ¿Cómo se puede garantizar por 20 años una lámina impermeable si no sabemos a quién se la vendemos?, ¿cómo lo podemos garantizar si no hacemos revisiones de la lámina instalada?

2. ¿Cómo se puede garantizar durante 20 años una lámina que tiene un precio un 20 % más barata que otra que sólo tenemos una garantía de 10 años?

3. ¿Dónde empieza la vida de la lámina impermeable? Porque yo creo que empieza una vez está instalado en la cubierta, no una vez descargado del camión en la obra.

La garantía nunca puede ser el objetivo, la garantía debe ser la consecuencia de elegir un determinado sistema de trabajo, una forma de hacer las cosas. Un rollo de lámina de PVC puede ser el mejor del mundo, pero mal instalado, manipulado o almacenado, pasa a ser una pesadilla perenne para el usuario final.

Puedes seguir los comentarios de esta entrada con un gestor RSS 2.0.
Puedes dejar un comentario, o realizar un trackback desde tu propia página.
Deja un comentario

XHTML: Se pueden usar las siguientes etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>