Cómo reparar una gotera

Para ser capaces de reparar una gotera, necesitamos saber antes qué es una gotera.

Sí, no estoy de broma, en serio pienso que la gente o no sabe o no quiere saber qué es una gotera. Así que voy a explicar cómo hacemos en Indafer para reparar una gotera.

La entrada de agua en un tejado se puede producir por tres circunstancias:

1. Envejecimiento, bien prematuro, bien natural de los elementos de cobertura.
2. Mala praxis, por falta de cualificación o desidia del instalador.
3. Mala prescripción, no haber elegido el material y/o elemento de cobertura adecuado.
4. Mal uso de la cubierta, por un mal tránsito, por una mala manipulación posterior, por la instalación de elementos auxiliares.

Siempre que existe una patología de entrada de agua, la gente intenta echar las culpas a alguien. No creo que sea constructivo hablar de las responsabilidades, allá cada cual así que centrémonos en qué soluciones podemos dar a cada caso.

1. Envejecimiento. Si el material ha dejado de funcionar por el inexorable paso del tiempo, lo más conveniente siempre sería apostar por utilizar el mismo elemento y si existe algo mejorado, aplicarlo, pero siempre respetando el concepto original. Si el material ha envejecido de forma prematura, seguiremos el mismo criterio, aunque creo que en este caso, deberíamos conocer a qué se ha debido ese envejecimiento prematuro, ya que una de las causas puede ser incompatibilidad del material usado con el entorno, en este caso, estaríamos ya en el punto tres, mala prescripción.

Un envejecimiento es bastante obvio de detectar: un tejado de teja curva vieja, una cubierta de chapa oxidada, un lucernario amarillo y roto, unos tornillos con la junta estanca deteriorada… Arreglar estas goteras es bastante sencillo.

Ojo, sencillo, que no tiene por qué ser lo mismo que económico.

2. Mala praxis. Si algo está mal montado, montémoslo bien. Si el material existente es reutilizable, fenomenal, si no, usemos el mismo concepto, pero haciéndolo bien. Arreglar estas goteras requiere de cualificación y sobre todo experiencia con el material en concreto, ya que de otra forma, difícilmente podremos detectar el origen de la problemática.

¿Qué quiero decir?, pues que a veces ciertas cosas se hacen mal sistemáticamente y solo los que están perfectamente cualificados saben que eso está mal hecho. Pongamos dos ejemplos.

Realizar un solape transversal en un lucernario de policarbonato celular es una mala praxis. Muchos instaladores siguen realizándolo así, por lo que tarde o temprano se producirá la entrada de agua. Si se llama a una empresa instaladora que suele hacer así de mal las cosas, la solución que dará es difícil que sea efectiva en el tiempo.
Los diferentes encuentros en las cubiertas planas:

1. En las membranas bituminosas no hacer el encuentro con media caña.
2. No fijar mecánicamente las láminas en los petos, o no sujetarlas mediante roza.
3. En las cubiertas deck, no fijar la lámina de cubierta en el suelo antes del encuentro con las claraboyas o petos.
4. Subir la lámina de suelo hacia el peto sin hacer un solape con otra lámina.

5. No dejar distancia suficiente entre el sumidero y los petos.

6. Usar membranas sin armadura o con la armadura inadecuada.

3. Mala prescripción. Aquí sí que hay que tener muy claros los conceptos. No me refiero a saber perfectamente qué ha de hacerse, sino más bien qué no debe hacerse. Conocer los materiales y sobre todo sus limitaciones es sencillamente fundamental.

Voy a seguir “haciendo amigos”, pero es que creo que debo decir esto: Los prescriptores suelen hacer caso a los fabricantes a la hora de elegir un elemento de cobertura u otro y generalmente los fabricantes toman decisiones en su propio interés y no por el usuario final. O lo que es lo mismo, a determinados fabricantes les importa un bledo si lo que hacen es lo adecuado para su cliente.

¿Ponemos unos cuantos ejemplos?

Colocar una cubierta de teja sin la pendiente mínima. Esto es un clásico en toda regla. La solución ya os adelanto que no pasa por dar más mortero o aplicar pinturas milagrosas. La solución es apoyar ese tejado con un elemento bajo teja que garantice la estanqueidad o cambiar el elemento de cobertura.

Colocar un panel sandwich en una cubierta con algún tipo de curvatura, o con una pendiente de menos del 5 % en una zona expuesta. Aquí la solución ya os digo yo que no pasa por dar toneladas de silicona.

Colocar una cubierta metálica sin un acabado de acero de alta calidad en un ambiente agresivo, como por ejemplo a cota de mar. Si cuando nos llaman, volvemos a colocar lo mismo, es como volver a invitar al usuario que tire el dinero.

Colocar ventanas en cubiertas de teja sin la pendiente mínima, aunque se haya colocado un elemento bajo teja. La solución no es dar pintura milagrosa, que no, que el agua va por debajo, no por arriba.

4. Mal uso de una cubierta. Las cubiertas de los edificios de hoy en día no sólo sirven para protegernos de la intemperie, además se tratan de los elementos portantes de una serie de equipos auxiliares que son necesarios para el buen uso del edificio, como pueden ser: antenas, climatización, aparatos de ventilación natural, equipos de iluminación natural, placas solares, etc.

Puede darse el caso de que el elemento de cobertura sea el adecuado, la instalación correcta, pero que a la hora de instalar y/o mantener toda una serie de elementos ajenos a la cobertura, se produzcan daños que impliquen la entrada de agua.

Yo siempre digo lo mismo, ¿alguien conoce un sólo centro comercial sin goteras? Suele ser el caso más claro de cubiertas con una gran cantidad de elementos extraños.

En este caso la reparaciones son muy complejas, ya sea porque se han dañado los elementos de cobertura de forma lamentable o se han hecho cosas que sólo saben los que montan esos equipos y solucionarlo pasaría por desmontar todo el tinglado. Una locura.

Pero ojo, no sólo en los encuentros de los elementos de cobertura con estos aparatos podemos tener filtraciones, es muy habitual que se produzcan por el mal uso de la cubierta en el tránsito y es que algo que insisto de forma cansina siempre es que una cubierta NO ES TRANSITABLE si no se colocan caminos de paso específicos. El pisar una cubierta para el mantenimiento propio de sus elementos es lícito, pero hacerlo para cargar una máquina de aire acondicionado, sustituir una antena o colocar una claraboya nueva no es lo más adecuado.

Puedes seguir los comentarios de esta entrada con un gestor RSS 2.0.
Puedes dejar un comentario, o realizar un trackback desde tu propia página.
Deja un comentario

XHTML: Se pueden usar las siguientes etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>