Importancia de los Planes de Trabajo para la retirada de amianto.

IMPORTANCIA DE LOS PLANES DE TRABAJO

En anteriores ocasiones, se han expuesto en este blog los peligros que conllevan los trabajos con amianto, si no se manipula como es debido o noticias tanto nacionales como internacionales sobre sanciones o personas enfermas por dicho material. En este post nos centraremos en el paso previo a la retirada del amianto, que es la elaboración y presentación de un PLAN DE TRABAJO.

En primer lugar, es imprescindible la visita a las instalaciones o zonas donde se encuentra dicho material, fotografiar el estado actual, analizar el lugar, tomar medidas, comprobar si existen conexiones de luz y agua… para posteriormente incluir todos estos datos en el plan. Una vez que tenemos claro como vamos a ejecutar los trabajos empezamos la elaboración de este.

Debemos definir de manera muy precisa la situación en la que encontramos el amianto en las instalaciones: si se trata de placas de cubierta, si son unos depósitos, bajantes, canalones, tuberías, si se encuentra encapsulado, si es friable o no…; como está anclado este material al resto de superficies: si se encuentra apoyado, amarrado con ganchos metálicos o clavado sobre una estructura (habrá que definir también el tipo de estructura) o la altura a la que se encuentra, así como la localización del mismo dentro de una ciudad (en el núcleo urbano, en el campo o en un polígono industrial). Pero lo más importante de todo el plan es la correcta definición de cómo se va a manipular y el método exacto de retirada, es decir, la maquinaria a utilizar, los equipos de protección individual o colectiva que usarán los trabajadores (deberán contar con la formación adecuada en riesgos de trabajos con amianto), los medios auxiliares pertinentes, las medidas de seguridad después de cada jornada (los trabajadores no deberán trabajar más de 4 horas desamiantando, ya que este tiempo queda limitado por el uso de máscara) y la correcta gestión de ese residuo (deberán transportarlos personal y vehículos autorizados y llevarlos a un vertedero autorizado).

Se presentará el plan de trabajo ante la autoridad laboral y quedará aprobado en un margen de 45 días laborales por los técnicos provinciales de la zona donde se vaya a realizar la retirada, excepto en el caso en el que se haga un requerimiento de este, donde ya los plazos varían. Una vez se encuentre aprobado se ha de notificar con una semana de antelación a la autoridad laboral del inicio de los trabajos y con 10 días hábiles al gestor de residuos para que acepten dicho residuo en sus instalaciones.

Hay que recordar que este plan de trabajo deberá ser redactado por personal competente y que la empresa que retire el amianto debe estar inscrita en el R.E.R.A. (Registro de empresas con riesgo por amianto).

 

Categoría: Fibrocemento
 Tags: ,
Puedes seguir los comentarios de esta entrada con un gestor RSS 2.0.
Puedes dejar un comentario, o realizar un trackback desde tu propia página.
Deja un comentario

XHTML: Se pueden usar las siguientes etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>