EL TALÓN DE AQUILES (PARTE 1. DINERO POR NADA)

La historia ha demostrado que el punto más débil de toda construcción es su tejado. Por eso es fundamental la elección de materiales acordes a nuestras necesidades pues cada vez se demandan vanos más grandes, aligerar las estructuras al máximo e incluso dar formas que parezcan imposibles.

 

La reparación de una cubierta puede ser por diversos motivos: mala ejecución, muy antigua o por daños producidos por agentes externos, ya sean meteorológicos, por un escaso o nulo mantenimiento o por la dejadez de todos los profesionales que han trabajado sobre ella para otros menesteres.

Antenistas: intentará realizar bien su instalación sin preocuparse de los desperfectos que ocasiona en la cubierta.


Instalador de aire acondicionado. No informará de si el sobrante contiene ácidos que sulfaten o corroan la cubierta y agujereará y colocará su producto donde más le convenga, no donde ocasione menos daños.

 

La lista de instaladores es interminable: chimeneas, extractores, placas solares, fijadores de carteles, etc.

Cuando se trata de reparar teja la opción, salvo raras excepciones, suele estar clara. Casi siempre es retirar la anterior y colocar una nueva.

Las demás cubiertas no se suelen cambiar por diferentes motivos: que el arreglo tenga que ser rápido por vivir personas debajo, que la nave nunca pare su productividad o simplemente por temas económicos. Y en este último caso es donde se tiende a realizar diferentes actuaciones sólo en puntos conflictivos con unos materiales de dudosa compatibilidad.

Busque un profesional que le asesore y que cumpla siempre el código técnico, dándole todas las garantías de instalación y materiales. Nunca se conforme con “consejos y experiencias de toda la vida” de personas que intentarán vender su producto, aunque no sea el adecuado.

Fibrocemento: la solución más efectiva sin desmontar sería su doblaje. Pero está totalmente prohibido. Sin esta opción posible en miles de cubiertas  se ha usado la espuma de poliuretano, asegurando al cliente que así se taparían todas las filtraciones y además conseguiría una capa de aislante. Presupuesto aceptado, dinero gastado.

Con las primeras lluvias el propietario se dará cuenta que tiene el mismo problema, pues el poliuretano es permeable y llamando al instalador, este le asegurará  que con unas manos de pintura caústica se resolverá todo. Otra actuación en la cubierta y otro gasto.

Al no ser compatibles la adherencia de estos dos tipo de materiales en sólo unos meses la pintura empezará a levantarse en trozos de diferentes tamaños, esparciéndose por los alrededores incluso lodando canalones y dejando al propietario con serios problemas.

Otra actuación muy extendida ha sido aplicar una capa de mortero y después tela asfáltica consiguiendo sólo retrasar el problema y generando dudas pues dependiendo del diseño de la estructura, esta tendría que ser revisada por un calculista por el peso recibido.


PIZARRA: más pintura de caucho para al final tener que doblar la cubierta


CHAPA: Normalmente sólo se interviene por temas de aislante, ya sean acústico o térmico o por deficiencias de montaje en cubiertas y estructura. Si se han colocado pocos tornillos, o las correas se han arriostrado a las paredes de fábrica, al abrir una puerta o ejercer algún tipo de corriente, el aire por succión podrá levantarlo dirigiéndose siempre al punto más débil, haciendo un agujero y disipándose al encontrar salida o levantando todas a la vez como si se tratara de una baraja de naipes.

 

Aún en ese extremo, muchas personas no quieren cambiar la cubierta y por diversos lugares he observado que lo solucionan subiendo piedras de diferentes tamaños, llenándolas de neumáticos, incluso con todo tipo de chatarras.

Si además de interesaros queréis ejemplos divertidos, os emplazo a la segunda parte, dedicada principalmente a los canalones.

José Antonio Lorenzo Pasero

Jefe de Producción de INDAFER

(Visited 2 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *