Ménsulas en subestructura de fachadas

En multitud de ocasiones nos encontramos con problemas en obra ante los que el mercado no nos ofrece ninguna solución “patentada”. Evidentemente no significa que ese mismo mercado no nos brinde otras opciones enmascaradas en productos para aplicaciones diferentes.

En el caso de fachadas ventiladas cada fabricante de estructuras ha diseñado su sistema que te permite el montaje de revestimientos diversos, algunos muy específicos como por ejemplo para fachadas muy pesadas, y otros más genéricos que pueden montarse para soportar diversos materiales como paneles de aluminio, aglomerados de resinas, etc.

Por lo general todos estos sistemas están compuestos por diferentes elementos de aluminio que se combinan para conformar esta estructura portante, y que por comodidad, e incluso a veces por desconocimiento, son mezclados con otros materiales como por ejemplo acero con distintas composiciones; y es aquí donde se produce una patología muy frecuente en las subestructuras de fachadas que es la corrosión por par galvánico al estar en contacto dos metales distintos.

Y es que las fachadas de chapa parece que no entran en las denominadas fachadas arquitectónicas y quedan englobadas en las fachadas industriales, no debiendo por ello descuidar su ejecución aunque efectivamente no existe un sistema estructural específico para esta tipología de revestimiento.

Para evitar el problema anteriormente mencionado basta a veces con interponer entre metales diferentes una capa separadora que puede ser neopreno, goma o cualquier material aislante, quedando siempre en manos del montador la correcta disposición de este elemento protector. Además esta opción no soluciona el problema del tornillo, ya que este perfora y une ambos materiales dejando el inicio de la patología desde el minuto 0.

Otras veces diseñamos elementos simples de fácil ejecución pero que ralentizan el montaje por requerir manipulaciones posteriores para adecuarlos a nuestro sistema de montaje.

Y en otras ocasiones podemos investigar en otros sectores para intentar encontrar la pieza que nos resuelva el problema de una manera rápida y competitiva económicamente.

Pongo como ejemplo el montaje de una subestructura para una fachada de chapa sobre una pared de ladrillo, disponiendo de una estructura principal de tubo anclados con escuadras o ménsulas fijadas mecánicamente, y en sentido perpendicular unas omegas sobre las que se fijará la chapa.

Este sistema en muy común revestimientos  en fachadas con desplomes y poca planeidad en general y en los que no se puede enrastrelar directamente a la fábrica, sirviendo la ménsula como elemento nivelador.

Estas ménsulas para fachadas existen de multitud de fabricantes para estructuras de aluminio, pero al tener el resto de elementos de acero (tubo, omegas, tornillería, etc.) es donde puede surgir la patología, y como hemos comentado anteriormente podemos:

Solución 1, colocar un elemento aislante entre el tubo y la ménsula de aluminio.

NO se resuelve el problema del par galvánico en la zona del tornillo.

Solución 2, plegar un ángulo de chapa de 2 mm. de espesor, cortar a la medida  y perforar.

Opción poco competitiva económicamente, ya que la fabricación en taller de este ángulo se encarece significativamente si se encarga cortado y perforado. Igualmente no compensa económicamente si en obra necesitamos cortar y perforar.

Ménsula para fachada

Ménsula en fachada

Solución 3, buscar otros productos diseñados para  otras aplicaciones.

En este caso se trata de unas escuadras multiperforadas de acero galvanizado de 2 mm. de espesor utilizadas en obra o taller para las uniones estructurales de madera, y que efectivamente cumple con creces las necesidades que buscamos en este elementos constructivo.

Escuadra multiperforada para fachadas

fachada con escuadras multiperforadas

(Visited 98 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *