LAS CUBIERTAS DE TEJA. Parte 4

INSTALACIÓN DE TEJAS CURVAS. 

Se trata de la tipología de teja más empleada en tejados antiguos.

Hoy en día se utiliza en muy pocas ocasiones y casi siempre en entornos donde se busca respetar un entorno protegido por patrimonio o una estética tradicional.

Como ya dijimos en nuestra primera entrega de esta serie de artículos. Para colocar una teja curva necesitamos una superficie continua y lo más rugosa posible. Veamos pues las diferentes formas que podemos utilizar para montar una teja curva:

1.- La tradicional

Tradicionalmente los tejados de teja árabe se realizaban con grandes cantidades de escombros, arena, barro e incluso paja. Y es que no había otra forma de garantizar una superficie continua y lo más rugosa posible. Es muy habitual ver cómo los tejados antiguos parecen que están curvados y eso se debe a que esa arena y barro con el tiempo cede y poco a poco se van hundiendo las tejas.

Ante la duda de por qué no tenían goteras, la respuesta es sencilla. Sí las tenían y muchas. Solo que en zonas poco lluviosas de España, bastaba con ese barro, arena y paja para sujetar el agua y que no filtrase al soporte inferior. En el norte, se apostaba por aumentar la escorrentía todo lo posible para evitar que ese soporte “chupara” demasiada agua. No obstante, casi todos los años se debía subir a estos tejados a “repasarlos” y eso no era otra cosa que sanear las zonas muy dañadas.

Hoy en día, la instalación de la teja curva “a pegote” sobre una cubierta de hormigón está prácticamente en desuso, no obstante aún hay casos en los que se emplea esta técnica, que como ya he explicado antes es muy poco recomendable por su durabilidad y garantías de estanqueidad.

2.- La placa de cartón bituminoso

Es una solución muy utilizada en España y que se ha hecho muy popular por el gran trabajo de marketing que ha realizado Onduline. Se trata de un material muy rugoso y en el que existen formatos especiales para las tejas curvas. De esta forma la canal y cobija se adaptan a la perfección al molde, por lo que se garantiza el soporte, la estabilidad dimensional y lo que es mucho más importante la estanqueidad del tejado.

Solamente debemos tener en cuenta dos cosas, que son muy importantes a la hora de instalar este producto:

  • Debemos emplear las fijaciones adecuadas para garantizar la estabilidad dimensional del tejado. Así como colocar dichas fijaciones en el “lomo” de la placa, ya que de otra forma no podremos garantizar la estanqueidad del tejado.
  • Las tejas se han de fijar a la placa de cartón bituminoso con espuma de poliuretano. Es un error muy común emplear mortero para adherir las tejas canales a las placas, esto hace que con el paso del tiempo dicho mortero se desquebraje y las tejas se caigan. La espuma ha de ser especial, para pegar, no ha de ser expansiva.

3.- Sobre placa de Fibrocemeto

Se trata de una solución que presenta las mismas ventajas que el cartón bituminoso. Se trata de una superficie rugosa y perfectamente adaptada para la colocación de forma directa de una teja curva.

La principal diferencia entre ambos productos es que la placa de cartón NO ES UN ELEMENTO AUPORTANTE, es decir, necesitaremos colocarla sobre una superficie continua, ya que de otra forma con el peso de la teja y el propio del tránsito de los trabajadores, se partirá. Sin embargo, el fibrocemento se trata de un material autoportante, que garantiza que se pueda utilizar como elemento portante de la teja y a la vez autoportante del tejado.

4.- Atornillada sobre listones

Cada vez más (sobre todo en el norte de España), se está instalando las tejas curvas como si de una teja mixta se tratase, fijándolas a rastreles auxiliares que facilitan la ventilación del bajo teja. En realidad se trata del mismo concepto que ya hemos explicado en el artículo anterior de las tejas mixtas.

 

 

 

 

(Visited 631 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *