Soluciones para la Rehabilitación de cubiertas de Fibrocemento.

Todos somos conscientes de la gran cantidad de cubiertas de fibrocemento que existen en España, la inmensa mayoría, las instaladas antes del año 2.000 (el 98%) contienen amianto.

Existen muchas empresas, que han visto en este sector un nicho de mercado interesante. Existen algunas alternativas que ofrecen multitud de empresas pequeñas que nos proponen realizar la más extravagantes artimañas para evitar retirar el amianto y así realizar un trabajo barato, limpio, rápido y sobre todo lucrativo para ellos. En otros artículos ya hemos hablado de los inconvenientes de la aplicación de espumas de poliuretano, “mugis” milagrosos, doblaje con chapa y/o panel sandwich, etc, etc.

Sin título

Pero este mercado, tampoco ha pasado desapercibido para algunas multinacionales relacionadas con la fabricación de productos para la impermeabilización de cubiertas.  Realizando una pequeña incursión por internet, podemos encontrarnos y ordenar alfabéticamente las siguientes soluciones:

ü  Onduline: sistema sobre cubierta Onduclick

ü  Renolit: sistema alkorplac

ü  Sika:

Si analizamos sus propuestas, podemos observar que todas tienen un aspecto en común: “no perforar la placa de fibrocemento” y es que hay bulos o habladurías que al final la gente las toma como dogma o norma. En el mundo de las cubiertas la que se lleva la palma es esta: “SI NO PERFORAS LA URALITA SE PUEDE DOBLAR LA CUBIERTA”

Esto no pasaría de la anécdota si no se convertiría en preocupante cuando estas grandes marcas lo utilizan como argumento para el desarrollo de un producto concreto.

No pretendo realizar una crítica destructiva, ojo, se tratan de grandes empresas, eso es algo totalmente indiscutible, pero sería importante que supieran que en España, existe un REAL DECRETO 396/2006 de 31 de marzo por el que se establecen las disposiciones MÍNIMAS de seguridad y salud aplicables a todos los trabajos con riesgo de exposición de amianto.

Estas disposiciones mínimas, se pueden resumir en tres aspectos de obligado cumplimiento:

1. LA EMPRESA QUE REALICE UN TRABAJO EN DONDE EXISTE UN ELEMENTO QUE CONTENGA AMIANTO HA DE ESTAR INSCRITA EN EL RERA (REGISTRO DE EMPRESAS AUTORIZADAS PARA REALIZAR TRABAJOS CON AMIANTO)

2. CUANDO DICHA EMPRESA VAYA A REALIZAR ESTE TRABAJO, HA DE PRESENTAR UN PLAN DE TRABAJO A LA AUTORIDAD ALBORAL COMPETENTE, EXPLICANDO QUÉ, CÓMO Y CUANDO VA A REALIZAR DICHO TRABAJO. Y SÓLO LA AUTORIDAD LABORAL PODRÁ APROBAR DICHO PLAN.

3. EN EL CASO HARTO IMPROBABLE DE QUE APRUEBE EL DOBLAJE DE UNA CUBIERTA DE FIBROCEMENTO, SE DEBERÁN EMPLEAR TODAS LAS MEDIDAS DE SEGURIDAD OBLIGATORIAS: 4 HORAS DE MÁSCARA MÁXIMO AL DÍA, CABINA DE DESCONTAMINACIÓN, BUZOS, GUANTES, GAFAS, MEDICIONES DE EXPOSICIÓN DE AMIANTO, CURSOS ESPECÍFICOS A LOS TRABAJADORES, INFORMACIÓN DE RIESGOS DE INHALACIÓN DE AMIANTO, CARTELES ESPECÍFICOS DE INFORMACIÓN, ETC.

Es decir, que esas soluciones NO VALEN si:

  • Los instala una empresa que no tenga el RERA
  • Si previamente no ha realizado un PLAN DE TRABAJO (que solo puede realizarlo una empresa inscrita en el RERA)
  • Si no  se ha dado el visto bueno POR LA AUTORIDAD LABORAL
  • Si no se emplean los medios de prevención ante posible rotura de placas de fibrocemento (máscaras, cabina de descontaminación, buzos especiales, gafas especiales, guantes especiales)
  • Si no se realizan las mediciones obligatorias de fibras de amianto tanto en el ambiente como en medidores personales. Mediciones testadas y comprobadas por un laboratorio profesional y entregadas a la autoridad laboral.
  • Si el personal no tiene todos los cursos específicos de formación así como la placa de torax anual que de determine un registro negativo de tener algún tipo de tumor pulmonar.

Ahora bien, ¿de quién es la responsabilidad?. Pues seguramente de todos un poco, por un lado estas empresas demuestran contar las verdades a medias, ya sea por falta de conocimientos legislativos y por falta de escrúpulos morales (no sé qué es más peligroso), por otro lado por las supuestos profesionales de cubiertas, que estos sí que sí, demuestran una deficiente cualificación técnica (no sólo hay que saber atornillar también hay que conocerse la legislación) y por último yo también hago partícipes a la falta de cualificación e interés de muchos de los profesionales responsables de la realización de los proyectos; arquitectos e ingenieros se equivocan a elegir a estar empresas como colaboradores a la hora de prescribir las soluciones constructivas.

Mi consejo, utilizar el menos común de los sentidos: EL SENTIDO COMÚN. Si lo hacemos, sacaremos cinco conclusiones que serán válidas para todas las situaciones:

1. ES FALSO QUE SOLO EXISTE RIESGO SI PERFORAMOS LA PLACA DE FIBROCEMENTO. El riesgo de inhalación de fibra de amianto es real y se puede producir sencillamente al transitar una cubierta deteriorada. Si vamos a trabajar sobre una placa de fibrocemento, ¿será porque está deteriorada y queremos evitar las goteras?, ¿o es que la gente se quiere gastar el dinero por capricho?, si tenemos goteras, ¿será porque la placa se está rompiendo o descomponiendo, habiendo multitud de roturas o rajas?. Sentido común, ya tenemos liberación de fibras de amianto.

2. NADIE SE PUEDE CREER QUE CUANDO PISAMOS UNA CUBIERTA DE FIBROCEMENTO CON 30 AÑOS O MÁS, NO VAMOS A ROMPER NINGUNA PLACA. Y aquí el riesgo de exposición al amianto es real, claro y alarmante. ¿Por qué obvian este aspecto todos los que dicen que se puede trabajar siempre que no se perfore?, ¿Están aceptando que si perforan sí pasa?, ¿entonces aceptan que nunca rompen una placa?. Si nunca rompen una placa, entonces nunca se caen, ¿para qué poner redes?, ¿para qué poner líneas de vida y barandillas?, ¿para qué usar casco?, ¿para qué la ley de prevención de riesgos laborales?, ¿para qué un profesional de cubiertas…..?

3. LA CUBIERTA DE FIBROCEMENTO CLÁSICA PRESENTA UNA ESCORRENTÍA MUY BAJA. Es decir, que cualquier elemento que coloquemos sobre una cubierta de fibrocemento, tendrá una escorrentía o velocidad de evacuación del agua mucho mayor que la existente. Si doblamos la cubierta, cuando lleguemos a un canalón, ¿qué hacemos?, ¿acaso colocamos un canalón sobre el existente sin cortar el vuelo de la placa de fibrocemento?, ¿alguien se cree que reduciendo la sección de un canalón, y colocando una cubierta donde el agua irá más rápido no tendremos problemas de rebosamientos?, ¿no será que cuando llegan al canalón, rompen el vuelo de la uralita para poder colocar un canalón con la misma sección que el existente?, ah, pero no perforan, ¿no?.

foto 2

¿Y los encuentros? 9 de cada 10 casos de filtraciones en una cubierta tipo son por los encuentros. ¿Qué hacemos cuando la placa de fibrocemento está recibida con cemento en un hastial?, ¿no la rompemos?, ¿qué hacemos en las cumbreras que quedan más altas que las placas?, ¿no la rompemos?, ¿qué hacemos con los lucernarios y con las chimeneas y con los remates de condenación?, ¿alguien se cree que somos capaces de hacer todo eso sin perforar y sin romper ni una sola placa?. Esto es Fe y lo demás son tonterías.

4. TAPAMOS EL AMIANTO Y COMO NO LO VEMOS YA ESTÁ RESUELTO EL PROBLEMA. Curiosa forma de solucionar las cosas: barremos la casa y echamos la mierda debajo de la cama…..Vamos a ver si lo entiendo….. El cliente ha aceptado que doblar es lo mejor (en realidad se ha convencido de ello porque es lo más barato) y ¿qué pasa con el amianto?…. ¿ya no se deteriora?. Estamos dejando un residuo altamente cancerígeno sobre nuestras cabezas, cuando teníamos la ocasión de habérnoslo quitado del medio de una vez por todas. Sentido común, sentido común……. no mucho, ¿no?

5. PARA HACER LAS COSAS MAL, MEJOR HACERLAS MAL DEL TODO Y NO BIEN A MEDIAS. Me explico, que si vamos a doblar una cubierta, pues obviemos toda la legislación y todas las medidas de prevención, aceptemos que somos superhombres y que vamos a hacerlo a pecho descubierto, eso es hacerlo garrafal. Hacerlo bien a medias es si lo hacemos, diciendo que somos profesionales porque no perforamos, y porque utilizamos el material de esta gran empresa que es la leche. Pues estamos haciéndonos caso de las habladurías populares (seguramente Walt Disney y Elvis vivan en esa isla desierta, ¿no?).

Yo siempre digo lo mismo, a los españoles nos encanta quejarnos por todo, de los políticos, de las carreteras, de los impuestos, del cambio de hora, de cómo somos, de cómo no somos, de que no hay justicia, del calor, del frío, de cómo se notan los días, de todo…… Y ahora digo yo, ¿por qué coño no hacemos caso cuando nos dicen cómo hacer las cosas?. España, es seguramente el país del mundo con la mayor y más extensa legislación en temas de construcción.  Es obligación de un técnico que se considere profesional estar al tanto de la LEY y si no nos gusta, hay canales para mejorarla, pero no hagamos la guerra por nuestra cuenta, coño, que luego nos sienta mal cuando somos el hazme reír de Europa.

No confiemos en empresas que no usan la ley para apoyar sus soluciones.  Observad cómo estas grandes multinacionales usan la legislación y los sellos Aenor para apoyar sus soluciones. ¿Por qué no hacen referencia a la legislación de amianto?, ¿por qué pasan de puntillas en este aspecto cuando a ellos que les encanta presumir de que lo que hacen es la leche y que mejoran en mucho lo que la norma exige?

Resumiendo mucho: Cuando alguien quiera proponer una solución para una cubierta de fibrocemento con amianto ha de  hacer referencia al REAL DECRETO 396/2006 y todo lo que no sea esto es INCOMPLETO, y estoy siendo moderado, porque debería decir ILEGAL, es decir, fuera de LEY.

 

Puedes seguir los comentarios de esta entrada con un gestor RSS 2.0.
Puedes dejar un comentario, o realizar un trackback desde tu propia página.
2 comentarios
  1. manuel dice:

    Buenas, nos han estado metiendo uralita desde el principìo de los tiempos, y ahora descubren que lleva amianto y que su manipulacion es un peligro; tu comentario es del todo acertado, pero y el ciudadano de a pie ¿que hace? relizar un desembolso muy importante, si es que puede claro, no tocar? esperar un temporal y que se lo lleve todo. Repito que entiendo y estoy de acuerdo con tu articulo, pero alguna responsabilidad tendran los que autorizaron el uso de este material, que son los mismos que ahora nos obligan a una retirada costosisima. Negocio redondo, que sera lo proximo que nos obligaran a hacer?
    Estamos vendidos
    Saludos

  2. Mario Jerez dice:

    Buenos días Manuel:

    Entiendo perfectamente tu indignación. Lo peor de todo es que muchos de los riesgos asociados al amianto se conocen desde hace varias décadas, y ya han pasado más de 50 años desde que se demostrara su vinculación con el cáncer. De hecho, antes de la normativa española vigente (R.D. 396/2006), y de la prohibición total del amianto (junio de 2002), ya existía en España legislación relacionada, entre otros el Reglamento sobre trabajos con riesgo de amianto de hace más de 30 años (1984). Y eso teniendo en cuenta que España casi siempre ha ido a remolque de otros países en este sentido.

    Por supuesto que al final el ciudadano de a pie es el primer perjudicado, y que deberían buscarse responsabilidades (de los fabricantes, de los lobbies -que aún existen-, de las administraciones…). De hecho en la actualidad hay varios juicios colectivos contra empresas fabricantes de productos con amianto en varios países (por ejemplo, URALITA, ETERNIT…).

    Y a pesar de que se van dando pasos, muchas veces se echa en falta una administración más activa desde todos los puntos de vista: que vigile y exija el cumplimiento de la normativa vigente (a los que estamos legalmente “dentro del sistema”, pero sobre todo a los que siguen haciendo negocio por su cuenta, jugando con la salud de todos), pero que también cuando un ciudadano tome la decisión responsable de “hacer las cosas bien” se le incentive y se reconozca el esfuerzo. Y no sólo me refiero al plano económico (por supuesto, creo que debería existir algún tipo de subvención para retirar materiales con amianto, teniendo en cuenta todo lo que ya se sabe al respecto), sino también a la agilidad con los plazos y facilidades en los trámites. En un porcentaje muy elevado de nuestras consultas telefónicas, aparte de la cuestión económica, lo que echa para atrás a muchos ciudadanos particulares es también el hecho de tener que “esperar plazos administrativos larguísimos” para conseguir la autorización para realizar una retirada de amianto, tratándose muchas veces de trabajos totalmente protocolizados con una duración inferior a una semana.

    Un cordial saludo.

    Mario Jerez Martínez
    INDAFER

Deja un comentario

XHTML: Se pueden usar las siguientes etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>