Chapa perforada

La perforación en chapas comerciales se clasifica por su geometría, cuya característica principal es seguir un patrón determinado.

Estos patrones destacan por su capacidad para mutar en multitud de versiones, ya que alternan perfectamente sus excelentes capacidades técnicas con unos exquisitos acabados, consiguiendo aunar funcionalidad y estética. Ofrecen resistencia, permeabilidad y transparencia, entre algunas de sus ventajas.

Es aplicada en gran cantidad de industrias, tales como siderurgia, naval, alimentación, química, arquitectura y construcción, iluminación, agricultura, etc. Es por ello que es utilizada en decoraciones de todo tipo, tamizado y cribado, ventilación, equipamiento, calefacción, etc.

Puede realizarse en diferentes tipos de material (acero, aluminio, hierro…), en distintos tipos de calidad (inoxidable 304 y 316, laminado en frío y en caliente, galvanizados, etc.) y espesores de todo tipo.

Como hemos comentado, el formato de las perforaciones puede seguir diferentes tipos de patrones. Los factores diferenciadores de los patrones son:

  • Diámetro del agujero (R), Lado del cuadrado (C) o Largo redondo (LR).
  • Distancia entre centros (T). Diferenciador para distribuciones a tresbolillo.
  • Distancia entre centros o agujero paralelo (U). Diferenciador para distribuciones en matriz regular.
  • Aguajero alterno (Z).
  • Paralelo al largo de la chapa (I) y paralelo al ancho de la chapa (II).
  • Coeficiente de perforación. Área abierta.

Los principales acabados en chapa perforada son:

  • Agujeros redondos: Suelen ser de diámetros entre 0,5 y 120mm aproximadamente.
  • Agujeros cuadrados.
  • Agujeros Abocardados.
  • Agujeros largos redondeados (colisos).
  • Agujeros decorativos.
  • Agujeros de efecto trenzado.

Los patrones más recurrentes en agujeros redondos o redondos abocardados son la distribución a tresbolillo 60° (R-T), alternos a 45° (R-N-Z) o paralelos en “U” (R-U).

En agujeros cuadrados, los patrones más comunes son la distribución a tresbolillo 60° (C-N-Z), alternos a 45° (CD-N-Z) o paralelos en “U” (C-U).

Para agujeros largos redondeados (colisos), comúnmente se recurre a los LR-Z-I, LR-Z-II en tresbolillo y LR-U-I o LR-U-II en distribuciones regulares.

Por último, encontramos la chapa perforada decorativa, en la que podremos encontrar un gran abanico de terminaciones dependiendo del proveedor de la misma, como en trébol, trébol combinado, esterilla, rombo, hexagonal, trenzada, etc.

Incluso existe la oportunidad de conseguir perforaciones especiales a través de software y maquinaria para realizar perforaciones de fotografías, logotipos y otras imágenes.

También, a través de diferentes tamaños de perforaciones se puede recrear la imagen elegida.

 

 

 

 

(Visited 89 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *