Consideraciones para pruebas de estanqueidad en cubiertas.

CONSIDERACIONES A TENER EN CUENTA A LA HORA DE REALIZAR LA PRUEBA DE ESTANQUEIDAD DE UNA CUBIERTA

Indafer siempre apuesta por la realización de pruebas de estanqueidad de cubiertas cada vez que se ejecuta una impermeabilización. Al fin y al cabo independientemente de su cuestionada obligatoriedad o no es una de la pruebas de servicio que recogen las normas UNE 104416 para láminas sintéticas y UNE 104400-3 para láminas asfálticas. Además creemos que es la mejor forma de dar la mejor garantía a nuestros clientes desde el primer día en el que se pueden dar por finalizados los trabajos.

Con cada una de nuestras impermeabilizaciones finalizadas emitimos un certificado de estanqueidad, garantizando así que la prueba se ha realizado según nos indica la norma que en cada tipo de impermeabilización corresponda.

Certificado impermeabilización de cubiertas

Dicho certificado se emite una vez que se han realizado correctamente y son satisfactorias las pruebas de estanqueidad.

Para llegar a realizar correctamente las pruebas de estanqueidad, aparte de que la impermeabilización esté ejecutada correctamente (de cómo realizar la impermeabilización correctamente es otro tema en el que no hablaremos en este post)  hay que tener los siguientes aspectos en cuenta:

  • La primera y no menos importante es que el soporte de cubierta sobre el que se va a realiza la impermeabilización esté seco antes de comenzar los trabajos. Tenemos que tener en cuenta que dicho soporte se cubrirá con la impermeabilización y si está mojado no traspirará una vez que se cubra con la lámina y todo esta agua evacuará tarde o temprano por la parte inferior del soporte, dando lugar a las posibles “falsas goteras”. Frecuentemente nos hemos encontrado con clientes que quieren que realicemos la impermeabilización al día siguiente de realizar la formación de pendientes o con forjados aún no curados.

Recordar, si cubrimos estando el soporte mojado o húmero el agua intersticial saldrá tarde o temprano por la parte inferior de la impermeabilización.

Foto ejemplo de soporte húmero o mojado antes de realizar la impermeabilización
  • Otro aspecto a tener en cuenta es saber si la cubierta es inundable o no. Tenemos que saber que la norma nos indica que para realizar la prueba de estanqueidad por inundación ha de llenarse al menos 5cm por debajo del punto más alto de la entrega más baja de la impermeabilización. Es decir, tenemos que ser conocedores de la resistencia que tiene el soporte de cubierta sobre el que vamos a realizar la inundación porque para que el punto más alto se inunde 5cm igual el más bajo tiene que estar inundado 12cm y la cubierta no admite tanto peso de agua.

Si llegara a ocurrir algo similar, se podría realizar la prueba de estanqueidad por riego. No todas las cubiertas son inundables.

Ejemplo de fotos cubiertas inundables

Ejemplo cubierta no inundable. Prueba de estanqueidad por riego.
  • Los tiempos de inundación o riego según proceda. La norma habla de entre 24 y 72h para pruebas de estanqueidad para cubiertas inundables y entre 48 y 72h para pruebas realizadas mediante riego.

Que no nos confundan las prisas y queramos dar por finalizada una prueba de estanqueidad antes de los tiempos marcados por la norma. Hasta que la cubierta entra en carga y se “empapa” el soporte la posible fuga o gotera no empieza a dar la cara. Es frecuente que en las primeras horas de llenado o riego no aparezcan muestras de agua pero sí a partir de las 24h. En caso de “fuga” el agua no da la cara INMEDIATAMENTE.

  • En el último punto que trataremos en el post de hoy, ¿qué ocurre si la prueba de estanqueidad no es satisfactoria o aparentemente no satisfactoria?

No es tan raro o poco frecuente que cuando se llena o riega una cubierta la prueba de estanqueidad sea satisfactoria a la primera.

Para cubiertas inundables es muy recomendable hacer un marcado de referencia en la cubierta para que en caso de que pierda agua podamos verificar midiendo con un metro que realmente está perdiendo agua porque puede ocurrir que el agua que aparece sea del elemento o soporte de cubierta y no una filtración del agua que tenemos sobre la impermeabilización. Haciendo esta marca de una manera muy sencilla de saber la procedencia del agua.

Cuando aparezcan filtraciones y no aparezcan de una forma muy “escandalosa” es muy importante observar el ritmo con el que cae el agua. Si el ritmo o goteo cada vez es menor también podríamos descartar que la procedencia del agua sea a través de nuestra impermeabilización.

Si aún con alguna de estas pequeñas pruebas creemos que el agua si es por fallo en la impermeabilización realizada lamentablemente tendremos que quitar los tapones y vaciar la cubierta y buscar y reparar la cubierta y no dar por finalizada la prueba de estanqueidad. HAY QUE REALIZAR UN SEGUNDO LLENADO.

¡Cuidado con el segundo llenado! No olvidemos que el agua que se ha filtrado por la impermeabilización probablemente siga en el soporte de la cubierta y como hemos mencionado en puntos anteriores nos puede confundir y arrastrarnos a pensar que no hemos reparado la impermeabilización. ¡No nos volvamos locos!

Nuestra recomendación para el segundo llenado es: marcar la cubierta y darla llena unos cuatro días hasta que todo el agua que tenga el soporte haya desaparecido.

  • Otro punto a tener en cuenta y que la norma recomienda es realizar el vaciado de la cubierta de una forma progresiva, no abriendo todos los tapones a la vez para evitar que la evacuación del agua produzca daños en las bajantes.
(Visited 33 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *